23.7.2015
Noticias

¿Por qué el Body Pump da tan buenos resultados?

El body pump es una actividad física que combina el trabajo de musculación con los ritmos de la música. El fin principal de esta actividad es la tonificación de los músculos sin olvidarnos de una quema calórica.

Esta actividad, combina ejercicios aeróbicos (los que necesitan de oxígeno, y de baja o media intensidad) y anaeróbicos (no es necesario el oxígeno porque la energía proviene del ATP muscular o la glucosa, son de corta duración y de alta intensidad) con lo que conseguimos tanto beneficios cardiovasculares como musculares.

Hay varias modalidades de body pump, las que duran 30’ y las que duran 1 hora o 50’. En ambas modalidades se hace un calentamiento previo donde se trabajan varias  series de cada grupo muscular que se va a ejercitar y unos estiramientos al final de la sesión para evitar posibles lesiones.

En la sesión de 1 hora se ejercitan todos los músculos con trabajos de squats o sentadillas, espalda, tríceps, bíceps, pecho, lunges o zancadas estáticas, hombros y abdominales. Esta modalidad es mucho más completa porque se trabajan todos los músculos en una misma clase.

En la sesión de 50 minutos vamos a practicar una versión reducida de la principal, pero se van alternando trabajos de squats y bícepso lunges y hombros. Esta versión está recomendada para hacerla dos veces por semana para trabajar todos los grupos musculares.

Durante una hora se suelen quemar aproximadamente unas 500 kcal, dependiendo del peso y las condiciones físicas de cada persona. De esta manera, a la vez que tonificamos nuestro cuerpo, nos resulta más fácil mantener un peso adecuado. Al ser una actividad en grupo, sirve para divertirse en compañía y facilitar las relaciones sociales.

Al mismo tiempo que hay beneficios, el body pump tiene ciertas contraindicaciones. Cuando una persona tiene problemas musculares o articulares, es aconsejable primero hablar con un técnico para ver si se puede asistir a la actividad. De la misma forma, si se ha padecido algún problema cardíaco, es recomendable someterse a unas pruebas de esfuerzo, puesto que puede que no podamos seguir el ritmo de la clase.

Lo más lógico es empezar con un peso medio para ir detectando cuál es nuestro peso adecuado. Para ello elegiremos un peso orientativo o preguntaremos a los técnicos para que nos lo recomienden ellos. Al trabajar cada músculo con un sistema de tantas repeticiones, tenemos que tener en cuenta que el peso elegido no puede hacernos sentir ni relajados niexcesivamente fatigados al final de la clase.

Cuando hayamos aprendido la técnica y hayamos obtenido un buen fondo físico, lo recomendado es pasar a tres sesiones semanales además de incrementar el peso atendiendo siempre a las indicaciones del técnico. Si lo que queremos es perder peso y quemar grasa, deberemos combinar las sesiones de body pump, con actividades de componente aeróbico como pueden ser ciclo indoor, correr, zumba, elíptica o body combat.

Categoría: 
Noticias