2.12.2016
Noticias

Cómo dominar una clase de ciclo

Cómo dominar una clase de ciclo

Dice la sabiduría popular que no hay nada más fácil que montar en bicicleta, ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad. El refranero español debería actualizarse porque hay multitud de cosas que seguramente estás haciendo mal en tu clase de ciclo y no lo sabes. 

Cómo dominar una clase de ciclo

La teoría es sencilla: te subes a la bici y le das al pedal. La bicicleta ni siquiera se mueve así que olvídate de los frenos y los desniveles de terreno. Todo va sobre ruedas (estáticas). Sin embargo, es bastante probable que estés cometiendo en tu entrenamiento alguno de los siguientes pequeños errores que listamos a continuación.

 1. Agarrar los mandos como si te los quisieran robar

Sabemos que el esfuerzo a menudo nos hace apretar los puños, pero ten cuidado. Si agarras con demasiada fuerza el manillar acabarás cargando de tensión los hombros y no queremos eso.

 

2. El asiento no está a tu altura

Nunca nos cansaremos de recomendar que lleguéis cinco minutos antes a clase. En las clases colectivas las bicis van cambiando y nunca sabes quién ha utilizado la bicicleta la hora anterior. Llegar un poco antes para tener tiempo de ajustarla a tu estatura y tus preferencias es fundamental. Nota: el sillín debe de estar siempre, siempre a la altura de la cadera.

 

3. El manillar no están a tu altura

Lo mismo para el manillar. Para un ejercicio óptimo tiene que estar en línea con el sillín, ni más alto ni más bajo.

 

4. Tus rodillas chocan con el freno de emergencia 

¿En serio puedes seguir pedaleando? Si tus rodillas chocan con el freno de emergencia tenderás a sacarlas hacia fuera, desestabilizándote y tirando por tierra todo el ejercicio.

 

5. Te balanceas hacia los lados mientras pedaleas

 Quizás eches de menos el suave vaivén de la montaña cuando pedaleabas por el pueblo de tus abuelos en el verano del 94, pero balancearte hacia los lados mientras haces ciclo no es buena idea. Acabarás por hacerte daño en los abdominales oblicuos y en las lumbares.

 

6. Doblas los codos cuando no toca

 Un momento para cada cosa y una cosa para cada momento. Si doblas los codos cuando toca levantarse del sillín estás añadiendo presión sobre los hombros y no se trata de eso sino de reforzar los glúteos. Hombros no, glúteos sí.

 

7. Vas encorvado todo el rato

 Has oído hablar alguna vez de la zona core, pero te suena algo así como muy lejano. Sin embargo, la zona core es la que proporciona estabilidad a todo el cuerpo, todo el día, en toda circunstancia. Es el núcleo del cuerpo. Descuídalo y lo descuidarás todo. Si estás cansado, afloja el ritmo pero no pierdas la postura: no te chepes.

 

8. No cuidas la respiración y bufas constantemente

Estamos hartos de escucharlo desde el colegio y sin embargo seguimos cometiendo el mismo error una y otra vez. Cuando empezamos la clase tenemos un poco más de cuidado pero a medida que avanza nos distraemos y… Bueno, bastante tenemos ya con seguir respirando, ¿no? Pues no. Controlar la respiración durante toda la sesión es imprescindible para conseguir un buen resultado.

 

9. Fuerzas la resistencia a un ritmo que no es el tuyo

 El monitor marca el ritmo de la clase y cuándo debes subir y bajar la resistencia, cierto, pero si a un nivel alto tienes que bajar la velocidad, bájala. Recuerda que por mucho que nos estimule la adrenalina no es una competición contra nadie. Tú a tu ritmo y a lo tuyo.

 

10. No llevas el equipamiento adecuado

Para una clase de ciclo no hace falta gastarse un dineral en ropa de ciclista, cierto, pero sí es importante cuidar qué tipo de ropa nos ponemos. El tejido de algunos pantalones puede resbalar en el asiento y dificultarnos la pedalada, por ejemplo.
Otro de los más habituales es elegir un calzado deportivo que no encaja bien con los pedales. Si sólo estás de paso para probar no hace falta, pero si pretendes convertir el ciclo en parte habitual de tu rutina de entrenamiento será mejor que busques unas deportivas cómodas para las bicis del gimnasio.

Pueden parecer poca cosa, cierto, pero el riesgo de lesión cuando se comenten estos pequeños fallos incrementa notablemente. ¿Y tú? ¿Cuántos errores de esta lista cometes?

Categoría: 
Noticias
Etiquetas: 
Consejos
Servicios
Tono
Trainer