1.3.2016
Noticias

Ciclo 110: la ruta hacia tus sueños

¿Necesitas quemar calorías a toda pastilla? Nuestras clases de ciclo son la solución perfecta a esos kilos de más. Genera adrenalina a raudales y deshazte de todo lo que te sobra con estas sesiones de bicicleta diseñadas para sacar el mayor rendimiento a tu tiempo. 

Montar en bici es uno de los ejercicios más saludables para ponerse en forma y perder peso. Sin embargo, no siempre nuestros horarios y el tiempo nos permiten disfrutar de las mejores horas para salir a dar una vuelta. Basta que consigamos arañar una hora libre a nuestra agenda para que dé comienzo el diluvio universal o el termómetro escale hasta los 40 grados.

Hay quien disfruta con el pedaleo solitario bajo la helada lluvia de febrero, pero si eres de los que prefieres la confortable seguridad de una sala seca y resguardada, esto es para ti. Las clases de ciclo son la mejor alternativa para aquellos que quieren disfrutar de las ventajas de la bicicleta sin tener que exponerse a los peligros de la carretera, la polución y la temperatura. ¡Siempre es buen momento para hacer ejercicio en el interior!

Las clases de ciclo suelen ser una buena opción para principiantes. Un punto importante a favor del ciclo es la autoregulación de la intensidad y la resistencia de la bicicleta según tu ritmo y tu capacidad.

De esta forma, el riesgo de lesión se reduce al mínimo. Con un buen calentamiento previo, tus articulaciones no acusarán el desgaste de la misma manera que lo harían por carriles rurales o incluso carretera, gracias en parte a que desaparecen los impactos directos propios del trote callejero.

En las sesiones de ciclo 110, el monitor va marcando el ritmo progresivamente según la clase. La intensidad varía a intervalos calculados para obtener máximos beneficios en un tiempo mínimo que suele rondar los 45 minutos. La resistencia y los picos de velocidad son la clave del éxito como quemacalorías de esta actividad. Además, como se practica en grupo, la propia clase se motiva a seguir.

La música es también un factor determinante en la motivación de los alumnos pues varía según lo hace la intensidad de la sesión. Prepárate para darlo todo en la subida al ritmo de lo último de las pistas de baile y relajarte después en la bajada en un ambiente más suave.

Así, alternas fases de sprint en las que la frecuencia cardíaca sube y, por lo tanto, se queman más calorías, con fases de recuperación en las que recuperas el ritmo de pedaleo normal y trabajas la resistencia. Antes de darte cuenta, la hora habrá terminado y estarás más cerca de conseguir tus objetivos.

Este tipo de ejercicio es muy beneficioso para el corazón pues es una actividad fundamentalmente cardiovascular. También notarás la mejoría en tu propia capacidad respiratoria durante el ejercicio, que poco a poco irá aumentando conforme lo vayas practicando. ¡Se acabó quedarse sin aliento al subir una escalera!

Como complemento a los extraordinarios beneficios sobre la salud, el trabajo del ciclo 110 sobre el tren inferior se nota rápidamente en unos cuádriceps mejor desarrollados y capaces de sostener mejor el cuerpo, unos gemelos fuertes, y unos glúteos definidos y duros.

Una frecuencia de un par de veces por semana suele ser suficiente para empezar a ver los beneficios, aunque es posible ampliarla a tres sesiones semanales para acelerar el proceso de pérdida de peso si ese es tu objetivo.

A medida que se vaya quemando la grasa, el músculo trabajado irá apareciendo y proporcionando al cuerpo un mejor aspecto externo que se corresponderá, además, con un mejor estado de salud general. 

Categoría: 
Noticias
Etiquetas: 
Consejos
Línea
Ritmo
Tono
Trainer