23.2.2016
Noticias

5 razones por las que tienes que apuntarte a Body Pump

La oferta de actividades en los gimnasios es cada día más variada y completa. Si no sabes por dónde comenzar y aún estás dudando con cuál empezar a ponerte en forma para el verano, esta guía puede ayudarte a determinar si el body pump es para ti. ¿Estás listo? ¡Vamos allá!

Se acerca Semana Santa (y las torrijas) y aún llevas el cinturón de polvorones y turrones de Navidad.

Pon esos abdominales a trabajar y empieza a quemar todas esas calorías innecesarias con una buena clase de body pump. Tres clases a la semana de aquí al verano y verás los resultados. Recuerda: la constancia es la clave del éxito de cualquier programa de entrenamiento.

Tus brazos cuelgan flácidos.

El temido efecto de alas de murciélago. No se trata de que acabes convirtiéndote en Chuck Norris pero unos brazos definidos y tonificados no sólo tienen un mejor aspecto sino que también mejoran tu fuerza y tu coordinación. Con body pump puedes definir tus músculos lo suficiente como para que se note sin desarrollar exageradamente la musculatura. Además, la flacidez suele ser consecuencia de un exceso de grasa. Quemarla será fundamental para conseguir tu objetivo.

Te asfixias al subir una escalera. Y al bajarla.

El body pump es un trabajo que aumenta la resistencia muscular. Por lo general las clases duran una hora y la intensidad va aumentando en forma de parábola de moderada a alta, dejando tiempo para el calentamiento y la vuelta a la calma. Combínalo con ejercicio cardiovascular para mejorar no sólo tu forma sino también tu salud.

Hay un cojín blandito de carne donde solía estar tu trasero.

Las sentadillas son el ejercicio perfecto para esto (y para casi todo lo que tenga que ver con el tren inferior, son geniales). En body Pump no sólo el encadenamiento de ejercicios incluye sentadillas y fondos para que puedas tonificar los glúteos, sino que lo hace sin olvidar el resto del cuerpo en un entrenamiento global.

Hace tanto que no haces deporte que leer la palabra sentadilla te ha dado flato.

Las clases de body Pump están especialmente recomendadas a aquellos que desean reengancharse al mundo del deporte y la vida sana. Los movimientos que se utilizan son los básicos de cualquier disciplina –sentadillas, fondos, pesas ligeras – y un buen monitor pondrá cuidado de que aprendas la técnica correcta de realizarlos al principio. Más adelante, cuando decidas cambiar de actividad, habrás aprendido el corpus básico del fitness que te permitirá seguir construyendo y mejorando tu forma física reduciendo el riesgo de lesiones.

Los entrenamientos basados en múltiples repeticiones con cargas ligeras son una estupenda forma de quemar grasa y hacer un poco músculo. Lo mejor de fortalecer los músculos es que el cuerpo necesita más energía para mantener el músculo que la grasa, así que contribuirá a que pierdas peso más rápidamente.

El body Pump te ayudará a mejorar tu fuerza y tu resistencia muscular, especialmente si hace mucho que no haces deporte y llevas una vida sedentaria.

Además, estas clases están acompañadas por una música muy cañera que te motiva a seguir y a dar lo mejor de ti en cada momento. La energía de la música se suma a la de todo el grupo de la clase y crea un ambiente de superación colectiva que te recarga las pilas a pesar del cansancio físico propio del ejercicio.

Completa tu entrenamiento con un ejercicio puramente aeróbico como el ciclo, el running o el zumba para quemar calorías a máxima velocidad al mismo tiempo que vas dando a tu cuerpo la forma que deseas.

Categoría: 
Noticias
Etiquetas: 
Consejos
Línea
Personal
Ritmo
Tono
Trainer