¿Descansar o seguir entrenando? El reto del ejercicio en vacaciones
22.6.2021
Noticias

¿Descansar o seguir entrenando? El reto del ejercicio en vacaciones

Es verdad que, si te paras, el cuerpo pierde las adaptaciones fisiológicas que has ganado durante el entrenamiento, pero tampoco es cuestión de torturarnos en nuestro tiempo de descanso.

Llega el verano y con él surge el miedo de todos los años. Tenemos ganas de vacaciones, claro, ganas de descansar y de dejar la rutina a un lado. Sin embargo, después de todo un año trabajando para conseguir nuestros objetivos deportivos nos queda el cargo de conciencia de parar durante varias semanas.

Un cargo de conciencia que, a veces, no nos deja disfrutar de lo que estamos haciendo, con lo que al final perdemos por partida doble.

Es verdad que, si te paras, el cuerpo pierde las adaptaciones fisiológicas que has ganado durante el entrenamiento, pero tampoco es cuestión de torturarnos en nuestro tiempo de descanso.

Entonces, ¿qué opciones tenemos?

Afortunadamente, la ciencia del deporte ha evolucionado mucho y tenemos muchas formas de mantenernos que son compatibles con disfrutar de nuestras vacaciones.

El entrenamiento mínimo ideal para el mantenimiento consiste en dos días de fuerza y un día de ejercicio cardiovascular. De esta forma, podremos mantener nuestros progresos durante los meses de verano.

Ahora bien, ¿cómo planteamos estos entrenamientos para que sean compatibles con un viaje, por ejemplo?

La parte buena es que hoy en día tenemos a la mano muchas alternativas de deporte al aire libre que forman parte de nuestra ya de nuestro ocio.

Siempre puedes aprovechar que nuestro centro deportivo se mantiene abierto todo el verano para disfrutar de actividades nuevas. ¿Por qué no aprovechar para salirte de la rutina y experimentar nuevos tipos de ejercicio?

De esta manera, evitaremos caer en el tedio en una época en la que puede costar un poco más animarse a venir al centro. Actividades como el Fitboxing o el Bodypump son una buena alternativa para trabajar la fuerza de una forma diferente a como estamos acostumbrados.

Por ejemplo, en una clase de Bodypump de adaptación dirigida, trabajas todos los grupos musculares en apenas 45 minutos. Tu entrenamiento de fuerza de toda la semana concentrado en una sesión muy eficaz y muy divertida de seguir.

También, cuando tenemos poco tiempo, los entrenamientos interválicos de alta intensidad son una buena alternativa. Liberas el estrés, trabajas nuevos grupos musculares que habitualmente dejas de lado y concentras todo en una sesión de poco más de 30 minutos.

Esto para la fuerza. Pero también hay que incluir ejercicios aeróbicos en nuestro programa veraniego.

Como bien sabemos, el ciclo es una forma estupenda de trabajar la capacidad aeróbica. En verano tienes la opción que prefieras: puedes salir en bici y disfrutar de los paseos panorámicos por los alrededores de Alicante o el lugar que visites, pero también puedes, si no te gusta hacer ejercicio con el calor, venir a nuestro deportivo y disfrutar del ciclo en unas condiciones climáticas controladas. 

Una de las claves del éxito del mantenimiento durante el verano consiste en entrenar menos pero mejor. Un entrenamiento más compacto que saque el mejor partido de tu tiempo libre. Las clases dirigidas son una gran opción para ello.

Si te vas de viaje y quieres mantenerte pero no sabes por dónde empezar, nuestros técnicos están a tu disposición para asesorarte y guiarte de la mejor manera posible.

Recuerda también que el clima importa. Está bien que haga bueno para hacer deporte al aire libre, pero es conveniente que evites las horas de más calor. El calor intenso que solemos tener en verano desde las 12 hasta las 18 de la tarde es totalmente desaconsejable para hacer deporte.

En este caso, recomendamos aprovechar las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde para el ejercicio físico. Si te animas a hacerlo a primera hora, lo bueno es que ya habrás cumplido y podrás dedicarte a otras cosas el resto del día. 

Los deportes náuticos son un excelente aliado del ejercicio en vacaciones. ¿Has probado ya el paddle surf? Al mantener el equilibrio sobre la tabla trabajas la zona core y las piernas con una contracción isométrica, fortaleciendo el área abdominal. Como también tienes que remar, mejoras la postura corporal y ganas fuerza en los brazos. Es un entrenamiento de fuerza de baja intensidad que, además, es muy divertido.

El remo también es una gran alternativa. ¿Por qué no remontar el río en un kayak? Además de disfrutar del paisaje de la zona, estarás trabajando fuerza y resistencia.

Si eres más de montaña que de playa no te preocupes. El turismo activo en forma de senderismo o escalada es una magnífica alternativa al trabajo en sala.

¿La clave? ¡Muévete! Tu corazón y tu cuerpo te lo agradecerán.

Categoría: 
Noticias