Conoce 12 beneficios del entrenamiento de fuerza para la salud
11.11.2019
Noticias

Descubre cómo el ejercicio físico mejora la salud y previene enfermedades

Algunas patologías, como obesidad, artrosis, osteoporosis, diabetes, enfermedades cardiovasculares o hipertensión, dolor de espalda por hernia, protusión o lumbalgia, pueden tratarse en nuestro centro deportivo a través del ejercicio físico, asesoramiento nutricional y el uso de nuestro magnífico circuito de spa

En las últimas décadas se han evidenciado los beneficios físicos, psíquicos y sociales del ejercicio en la salud, particularmente cuando hay una enfermedad crónica asociada. Todos los estudios invitan a considerar la actividad deportiva controlada y dirigida como una importante herramienta para el tratamiento de muchas patologías ya manifestadas. Siendo beneficiosa, de igual modo, en personas con factores de riesgo cardiovascular.  

 

Por otro lado, una esperanza de vida cada vez mayor, unida al sedentarismo, está suponiendo cambios en personas de cierta edad. Asociados, entre otros muchos aspectos, a la composición corporal y la masa ósea, pueden conllevar el desarrollo de diversas enfermedades como la obesidad, la sarcopenia y la osteoporosis. Unas patologías que implican, en este grupo concreto de población, una disminución de la calidad de vida y un mayor grado de dependencia y riesgo.

 

Por lo general, en estos casos, la prescripción suele limitarse a ‘salga usted a caminar’ o a programas de ejercicio de baja o moderada intensidad. Pero, por el contrario, se ignora que el entrenamiento de la fuerza, ejerce un estímulo más positivo sobre la prevención y pérdida de masa muscular. Mientras que el ejercicio de resistencia provoca un mayor beneficio sobre el sistema cardiovascular.

 

En este sentido, gracias a nuestra técnico especialista en patologías, Aurora Conca, algunos de los numerosos beneficios del entrenamiento de fuerza para la salud:

 

  • Aumenta la densidad mineral ósea, por tanto, implica una importante prevención y tratamiento de la osteoporosis.
  • Conlleva una prevención de la pérdida de masa muscular o sarcopenia.
  • Intensifica la sensibilidad a la insulina y el control glucémico en diabéticos, ya que disminuye la resistencia a la insulina.
  • Reduce la presión arterial en hipertensos o pre-hipertensos.
  • Mejora de la capacidad funcional, debido a que disminuye el dolor osteo-artritis.
  • Incrementa el colesterol bueno, atenúa el colesterol malo y los triglicéridos.
  • Mejora la composición corporal y controla el aumento de peso porque se aumenta el metabolismo basal.
  • En general, aumenta el bienestar psicológico y la función cognitiva disminuyendo la ansiedad y la depresión.
  • Se recomienda como tratamiento y prevención de molestias músculo-esqueléticas, a la vez que ayuda a mejorar la estabilidad de la columna y a reducir o eliminar el dolor de espalda.
  • Disminuye el riesgo de caídas y lesiones músculo-esqueléticas.
  • Mejora de los factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial, la grasa corporal o lípidos en sangre.
  • Reduce la inflamación sistemática o aumento de mioquinas con un efecto protector antiinflamatorio.

 

Estos beneficios solamente pueden ser obtenidos a través de una correcta planificación del ejercicio, siempre supervisado y programado por un profesional idóneo. Todo ello unido además a una alimentación adecuada.

 

Del mismo modo, es importante la individualización del entrenamiento. Los problemas son distintos en función de la persona que los padecen. Las adaptaciones que buscaremos mediante el entrenamiento serán igualmente diferentes, y por lo tanto, los contenidos y métodos de entrenamiento también deben serlo. Lo que es válido en un caso, en otro puede no serlo, y lo que es peor, a veces puede resultar incluso perjudicial. 

 

Ningún medicamento ni tratamiento farmacológico posee el efecto multisistémico del ejercicio, y como tal debe ser prescrito por profesionales de la salud desde la base del conocimiento científico. La correcta prescripción de ejercicio debe constituir, por tanto, una parte fundamental del propio tratamiento.

 

En conclusión, el ejercicio físico, sobre todo el entrenamiento de la fuerza, puede considerarse la piedra angular para la prevención de muchas de las enfermedades que pueden afectar a parte de la sociedad actual. Toda actividad física paliativa deberá realizarse adecuadamente prescrita, así como correctamente programada, personalizada y supervisada.

 

Contacta con Cosmopolitan Alicante en el 965 14 22 56 o escribiendo a info@cosmopolitanalicante.es y descubre todo lo que podemos hacer por ti.

Categoría: 
Noticias