3.1.2017
Noticias

TIPS PARA CORRER POR LA CIUDAD Y NO MORIR EN EL INTENTO

tips para correr por la ciudad

Lo llaman urban running porque queda mucho mejor, pero no deja de ser salir a correr por la ciudad. En la ciudad hay coches, peatones, ciclistas, agujeros en las aceras, semáforos y señoras con el carrito de la compra que ocupan todo el espacio disponible. ¿Quieres ser un maestro del urban running y sobrevivir a toda esta jauría?

Urban Running

Los peligros acechan por todas partes para los corredores de ciudad, pero ellos son valientes. Con lo fácil y bonito que es coger un sendero y salir a correr por el campo, ellos eligen voluntariamente enfrentarse a la selva de asfalto y salir triunfantes cada día.

Esta técnica ancestral, que sólo se pasa de runner a runner, ha sido puesta a prueba durante generaciones. Lo primero que tiene que tener un buen runner de ciudad, además de una buena dosis de paciencia, es un par de zapatillas en condiciones.

El terreno condiciona el calzado deportivo que necesitamos para nuestro ejercicio. En la ciudad nos encontraremos asfalto, hormigón, acera y tierra, si nos adentramos por algún parque. Por eso necesitaremos una zapatilla polivalente capaz de adaptarse aunque deberíamos priorizar la resistencia al asfalto porque es el tipo de suelo que vamos a pisar más. Atención también al rendimiento bajo la lluvia. Un urban runner no tiene miedo de nada.

Ya tienes tus zapatillas y tu cortavientos -cuídate que estamos en invierno-. Ahora necesitas lo segundo más importante: la ruta.

Para lanzarte a correr por la ciudad es mejor llevar tu ruta diseñada de antemano. Aunque siempre puedes cambiarla sobre la marcha si te sientes inspirado, saber por dónde vas a coger hace que te centres en la carrera en sí y no en si es mejor girar a la derecha o a la izquierda en la siguiente esquina. Además, así será más sencillo controlar el número de kilómetros recorridos y el ritmo, porque aunque la app de turno del móvil lleve las cuentas por nosotros no debemos olvidar que nosotros no somos máquinas.

Para lanzarte a correr por la ciudad es mejor llevar tu ruta diseñada de antemano

Por supuesto, para planificar tu ruta debes tener en cuenta factores como la hora a la que vas a salir a correr o el tiempo que hace para evitar las zonas más transitadas y con más tráfico. No es buena idea atravesar una calle donde hay un colegio a las nueve de la mañana, por ejemplo. Recuerda que no sólo se trata de una cuestión de respeto hacia los demás sino también de evitar pausas y accidentes inútiles durante tu entrenamiento.

Recuerda también correr siempre en dirección opuesta al tráfico para que los conductores te vean. Este consejo de seguridad vial que nos daban de pequeños en el colegio vuelve para evitarnos situaciones de riesgo innecesario mientras corremos. Al fin y al cabo, tu carrocería eres tú, no lo olvides.

En este sentido también es importante que te asegures de que eres visible, en especial si vas a correr de noche o en horas de baja visibilidad. Las cintas reflectantes están ahí para algo y, afortunadamente, la moda runner suele tener colores chillones para algo. Pásate al fucsia y al amarillo neón por tu seguridad. 

Club del Corredor

Además, si te da pereza correr solo o sentarte a pensar rutas nuevas cuando ya tienes las viejas muy vistas, puedes probar a trotar en grupo con otros corredores. Nosotros te ofrecemos la opción de unirte a nuestro Club del Corredor. Entre todos suelen surgir alternativas nuevas y retos para ir subiendo el nivel, además de hacer equipo y proporcionar compañía y seguridad (es más fácil ver a cinco personas vestidas de amarillo reflectante que a una).

Con estos pequeños consejos y un poco de dedicación, en muy poco tiempo podrás driblar a la señora del carrito sin miedo a dejarte una rodilla. ¿Te atreves?

Categoría: 
Noticias
Etiquetas: 
Consejos