27.7.2016
Noticias

Nadar en piscina vs. Nadar en el mar

Nadar en piscina vs. Nadar en el mar

La natación es uno de los ejercicios más completos que existen. Recomendado por médicos para la recuperación de todo tipo de lesiones, es uno de los favoritos también por aquellos que buscan ponerse en forma y descargar tensiones: nada como un buen chapuzón para empezar el día con energías renovadas. 

La natación es un estupendo ejercicio desarrolla la resistencia, nos ayuda a mejorar nuestro sistema cardiovascular y a reforzar la musculatura mientras nos refrescamos. En esta época del año, sin embargo, mucha gente cambia sin pensarlo dos veces la piscina por el mar. Ahora bien, ¿es lo mismo?

Analicemos las diferencias entre la piscina y el mar

En primer lugar, es muy importante dominar bien la técnica en piscina antes de aventurarnos a nadar en mar abierto. Uno de los principales handicaps del mar es que es cambia: las corrientes, las mareas, el oleaje.

El mar es un ecosistema vivo y como tal se comporta. Si tu técnica no es lo suficientemente buena, entrenar en el mar puede volverse en tu contra y causarte alguna lesión. Puedes poner a prueba tu fuerza y tu destreza nadando contra las olas, pero asegúrate de estar bien preparado para este reto.

Por el contrario, la piscina ofrece un entorno controlado y estable en el que puedes practicar sin interrupciones. Además, siempre cuentas con la atenta vigilancia de un monitor experto para ayudarte a corregir los defectos y sacar el mejor partido a tu técnica.

Cuando hablamos de natación, la resistencia es clave. En piscina siempre puedes descansar en un bordillo si sobrepasas tu umbral de resistencia pero en mar abierto debes ser muy precavido  y no forzarte: si estás lejos de la orilla y la corriente juega en tu contra, estás vendido. Por esta razón, muchos nadadores expertos recomiendan ir en grupo y con tablas o algún tipo de embarcación ligera por si fuera necesario en caso de emergencia.

La orientación será uno de los puntos más críticos de la natación en mar abierto. No es fácil nadar en línea recta cuando la corriente tira, por lo que es conveniente mantener localizadas las boyas y varios puntos de referencia en la orilla para no desubicarnos.

El control de la temperatura del agua en la piscina también es una de sus grandes ventajas frente a las aguas abiertas. Por el contrario, cuando nademos en el océano puede ser necesario un traje de neopreno para controlar esta variable en la medida de lo posible. Este traje, sumado a la sal, tiene el beneficio añadido de aumentar la flotabilidad y, con ella, la velocidad al estar más cerca de la superficie.

En piscina también es más fácil medir la distancia que has recorrido y establecer sobre ella un plan de entrenamiento ascendente y progresivo. En el mar, sus condiciones cambiantes hacen que no sea fiable tomar nota de tiempos ni de velocidad porque nunca serán las mismas de un día para otro. 

El aburrimiento y la monotonía suelen ser las principales razones que nos animan a lanzarnos al mar. La posibilidad de dejar de nadar en una estrecha calle y hacerlo en libertad es muy sugerente. Sin embargo, conviene distinguir qué podemos esperar de cada espacio.

El aburrimiento y la monotonía suelen ser las principales razones que nos animan a lanzarnos al mar.

Para entrenar, la piscina será siempre y con diferencia nuestro mejor aliado, incluso aunque estemos preparando un triatlón. En sus aguas tranquilas podremos dedicarnos a trabajar nuestra forma física y mejorar nuestro rendimiento de forma óptima y segura.

Por ocio, gana el mar. Una vez que tenemos una buena técnica a nuestras espaldas que nos permite nadar sin riesgos, podemos disfrutar de los beneficios añadidos del sol y el agua salada, del viento y la sensación de libertad con un buen chapuzón en el mar.

Más que alternativas opuestas se trata de opciones complementarias

Eso sí, no es recomendable sustituir tu entrenamiento habitual en piscina por el mismo en mar abierto aunque seas un nadador experimentado. En realidad, más que alternativas opuestas se trata de opciones complementarias que en conjunto mejorarán tu experiencia y tu disfrute del ejercicio en verano. 

Categoría: 
Noticias
Etiquetas: 
Consejos
Ritmo
Servicios
Tono
Trainer