14.3.2016
Noticias

GAP: El ejercicio para un cuerpo diez

GAP: El ejercicio para un cuerpo diez

La fórmula para tener un cuerpo diez no es ningún secreto: reducir grasas y dar forma al músculo. Sin embargo, existen varios caminos hacia el éxito y elegir el que mejor se adapte a ti y a tu cuerpo es tan importante como realizar la actividad en sí. 

Uno de los ejercicios ya clásicos dentro del mundo del fitness para reducir volumen y aportar definición al músculo es el GAP, un veterano ya en las salas de gimnasio de todo el mundo gracias a su gran efectividad. No es casualidad que se haya mantenido tanto tiempo como uno de los favoritos de los entrenadores personales, y hoy te vamos a explicar por qué sigue siendo la estrella cuando tu objetivo es lograr un cuerpo diez.

Las siglas GAP responden a las iniciales de glúteos, abdomen y piernas, y no podía tener un título más descriptivo porque básicamente estas son las tres áreas en las que este ejercicio concentra todo su trabajo. También son, especialmente en las mujeres, las áreas más problemáticas y en las que más cuesta eliminar los reductos de grasa acumulada durante años.

Durante una sesión de GAP se coordinan diferentes ejercicios que centran su actividad en el tren inferior del cuerpo buscando la tonificación muscular. Normalmente una sesión dura aproximadamente media hora, tiempo más que suficiente cuando el objetivo es la definición muscular y no la musculación en sí misma.

En GAP se suda y por si tu camiseta empapada no fuera suficiente prueba del trabajo que está realizando tu cuerpo, las agujetas de la primera semana sí lo serán. Perder peso es uno de los objetivos más frecuentes entre quienes recurren al GAP, aunque será necesario completar la rutina con una buena sesión de cardio de una hora para que conseguir mejores resultados.

La función del cardio será quemar la grasa sobrante, pero una pérdida de peso que no lleve aparejada ejercicios de tonificación muscular puede acarrear problemas de flacidez, en especial para aquellos con mucho sobrepeso. Si no quieres que tu recién descubierto cuerpo se quede blando necesitarás un poco de tonificación para ponerte a punto y ahí es donde entra el GAP en escena.

Incorporar una sesión de GAP semanal a tu rutina de fitness te ayudará a conseguir un vientre más plano gracias a las intensas series de abdominales que incorpora y, con él, una cintura más definida. Como contrapartida, al poner a trabajar los abdominales superiores, inferiores y oblicuos conseguirás fortalecer el tronco y mejorar tu postura. Esto es especialmente importante para quienes trabajan muchas horas delante del ordenador porque a largo plazo las lumbares se dañan por la mala postura y surgen problemas como la ciática o el lumbago.

El trabajo de piernas mejorará tu estabilidad general y la circulación sanguínea. Un mejor riego sanguíneo en las extremidades inferiores es una buena forma de paliar los dolores producidos por  las varices y fortalecer la musculatura favorece el retorno venoso. 

El punto estrella del GAP es el fortalecimiento de los glúteos, uno de los objetivos más buscados por quienes practican esta modalidad de fitness en busca de un cuerpo de escándalo. Gracias a la focalización del trabajo en esta parte del cuerpo conseguirás unos glúteos firmes y duros para el verano.

El GAP es una de las actividades colectivas más duras que puedes encontrar en el gimnasio pero al mismo tiempo de las más efectivas. Olvídate de cuadrar un complejo calendario de clases y saca el mejor partido a tu tiempo de ocio y salud aprovechando las ventajas de esta completa clase que lleva más de una década arrasando en los gimnasios de todo el país. 

Categoría: 
Noticias
Etiquetas: 
Línea
Personal
Tono
Trainer